“En el limbo” – La pobre identificación de los desaparecidos deja desconsoladas a las familias de los migrantes de la zona del Mediterráneo

Posted: 
06/14/19
Themes: 
Missing Migrants

Berlín – Un nuevo informe del Centro de Análisis de Datos de la OIM sobre la Migración Mundial (GMDAC por su sigla en inglés) muestra que miles de personas que se han perdido en el cruce del Mediterráneo Central no han sido identificadas.

La base de datos del Proyecto Migrantes Desaparecidos de la OIM ha registrado más de 15.000 muertes en la ruta del Mediterráneo Central entre el norte de África e Italia desde 2014. Incluso los restos de menos de 5.000 personas que se habían perdido en el peligroso cruce marítimo – menos de 1 cada 3 – han sido registrados como recuperados.

Además, incluso entre aquellos cuyos cuerpos fueron encontrados, las tasas netas de identificación en Italia y en Malta son de aproximadamente un 22% entre 1990 y 2013.

En comparación, la Oficina del Forense del Condado de Pima (Arizona) – una de las mejores prácticas identificadas en el informe – logró identificar el 62% de todos los cuerpos de migrantes encontrados entre los años 1981 y 2018  en el desértico norte de México.

Este nuevo informe de la OIM apunta tanto a la falta de compromiso de parte de las autoridades italianas y a la falta de una entidad visible y centralizada que brinde apoyo, feedback y transparencia a las familias que son reportadas como personas desaparecidas como dos razones por detrás de las pobres tasas de identificación.

Entre las escasas identificaciones exitosas de cuerpos de migrantes, más de la mitad de las logradas en Italia no son hechas por un forense. En su lugar, las autoridades se apoyan en una identificación de tipo “visual”, normalmente a cargo de las familias que hacen reconocimiento de los cadáveres o que miran fotografías de los restos encontrados. Esta técnica podría llevar a identificaciones erróneas, y la identificación quedaría limitada a casos en los cuales los miembros de la familia están disponibles para hacerla siempre y cuando se encuentren en las cercanías de los lugares de Italia  en los que tuvieron lugar los naufragios.

Para tres naufragios de alto perfil, el Comisionado Especial de Italia para Personas Desaparecidas ha puesto en movimiento una operación forense de alta calidad. Incluso en estos limitados casos, en los que datos forenses integrales han sido recopilados de los cuerpos de los migrantes, son pocas las identificaciones que pudieron realizarse.

Si bien se desplegó una operación forense de última generación para el naufragio del 3 de octubre de 2013, en el cual al menos unas 366 personas perdieron sus vidas, las tasas netas de identificación científica se mantienen en apenas un 8.5 %. Cuando los miembros de la familia que pudieron sobrevivir proveyeron muestras de datos anteriores a los decesos, la identificación era más exitosa: 58.5 % de los mencionados casos pudieron ser identificados.

La crisis por muertes de migrantes en el Mediterráneo le ha recordado a los medios masivos de comunicación la impactante realidad de los naufragios y la cantidad de cadáveres que los mismos dejan como saldo, pero el impacto sobre las familias de los fallecidos, que esperan noticias de sus seres amados, no ha recibido mucha atención. Estas familias son también víctimas del desastre humanitario en curso en la zona central del Mediterráneo.

“Miles de familias de los migrantes desaparecidos siguen estando en el limbo,” sostuvo el Director del Centro de Análisis de Datos de la OIM para la Migración Mundial, Frank Laczko. “Deben enfrentar la desaparición de algún ser amado la cual tal vez nunca pueda ser reconocida o confirmada”.

Para mayor información, por favor contactar a Julia Black en el Centro de Análisis de Datos de la OIM para la Migración Mundial  (GMDAC), Tel: +49 30 278 778 27, Email: jblack@iom.int

  • Migrantes en una balsa inflable en el Canal de Sicilia. Foto: OIM/Francesco Malavolta