OIM: La crisis de los refugiados rohingyas da origen a una nueva generación de trabajadores en materia de asistencia de origen bangladeshí

Posted: 
01/30/18
Themes: 
Humanitarian Emergencies

Bangladesh – Desde nuevos candidatos a puestos laborales hasta profesionales experimentados, los bangladeshís se están congregando para solicitar nuevos empleos y aprender nuevas cualificaciones como parte de los esfuerzos humanitarios vitales para ayudar a los refugiados rohingyas que se encuentran en Cox’s Bazar.

El influjo de refugiados rohingyas, que comenzó a fines del mes de agosto del año pasado, ha aumentado las oportunidades laborales a lo largo de una amplia gama de trabajos de asistencia en Cox’s Bazar, en donde la OIM en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración ha contratado a 500 bangladeshís en los pasados cinco meses. Otros cientos han encontrado nuevo empleo con otras agencias de asistencia tanto nacionales como internacionales.

Más de 688.000 nuevos refugiados rohingyas han escapado de Myanmar rumbo a Bangladesh en los últimos cinco meses, llevando la cifra total de rohingyas en Cox’s Bazar a cerca de 900.000. Más refugiados continúan llegando cada semana.

El nuevo equipo que ha sido reclutado por la OIM para encargarse de la emergencia en Cox’s Bazar desde agosto de 2017 se ha unido al equipo nacional local que ya estaba trabajando para la OIM en Bangladesh en una serie de proyectos relacionados con la migración.

La mayoría se encuentra trabajando en los puntos de acceso de la crisis de refugiados en Cox’s Bazar, jugando importantes papeles en el apoyo que se brinda tanto a refugiados como a las comunidades receptoras, en tanto que aprenden una amplia gama de nuevas cualificaciones.

Enamul Hoque, 29, se unió a la OIM en diciembre de 2017 como uno de los líderes de los tres equipos en los puntos de acceso que evaluaban las necesidades y proveían servicios esenciales a los refugiados y a la población local en la zona de Shamlapur, en Cox’s Bazar.

Graduado en antropología, con un interés particular en intervenciones básicas, conocía la situación de los refugiados rohingyas desde su niñez. “Estoy disfrutando el monitoreo y de las cualificaciones para la programación de la provisión de servicios que estoy adquiriendo en este trabajo y espero ansiosamente poder desarrollar mi carrera en el sector humanitario,” él agregó.

Si bien algunos integrantes del equipo de la OIM como Enamul son nuevos en el campo del trabajo humanitario, muchos profesionales especializados han también conseguido trabajo en la OIM. Entre el personal recientemente reclutado, la OIM ha empleado a casi 200 profesionales de las ciencias médicas, incluyendo a doctores, paramédicos, enfermeras, parteras, asesores, técnicos, radiólogos, farmacéuticos y personal para vacunación.

La Dra. Romana Islam ha estado trabajando con la OIM en Cox’s Bazar desde hace tres años. “Yo siempre había trabajado en el campo de la obstetricia general y nunca pensé realmente en adquirir otras cualificaciones  y experiencia. Pero siguiendo el influjo de refugiados me he encontrado con un alto número de casos de violencia sexual y con personas que necesitaban apoyo para su salud mental. Trabajar en estas cuestiones realmente ha mejorado mi experiencia en diferentes campos y me ha incentivado a seguir estudiando,” dijo ella.

Otros profesionales también han encontrado nuevas oportunidades laborales dando su apoyo a la OIM en sectores tales como el desarrollo y la implementación de programas, ingeniería, finanzas, administración y tecnología de la información. La asistente en Recursos Humanos Israt Sharmin está entre esos profesionales. Con más de cinco años de experiencia en RR.HH. corporativos, ella se unió al equipo de gestión de recursos de la OIM en Cox’s Bazar en el mes de septiembre del año pasado para trabajar en el reclutamiento local.

“Esta oportunidad ha mejorado mis habilidades de muchas formas. He aprendido a aplicar los patrones internacionales modernos al proceso de reclutamiento, allí donde yo con anterioridad había trabajado de manera muy tradicional. También me ha reportado beneficios el hecho de trabajar en una gran organización con personas de diferentes nacionalidades y con distintos trasfondos personales,” dijo ella.

Para algunos trabajadores, los cambios que se dieron en sus roles debido al influjo han sido menos dramáticos, pero aun así han reportado considerable beneficios. Mobarak Ali, de 25 años, un trabajador de mantenimiento de la OIM de Cox’s Bazar estuvo trabajando de manera ocasional por más de tres años. Luego del influjo, se le ofreció un puesto permanente. “He estado trabajando para la OIM a tiempo completo durante tres meses. Es un trabajo seguro y el ingreso regular me viene muy bien,” dijo.

 Además del equipo local y nacional recientemente reclutado, la OIM ha trabajado también con sus asociados locales, las ONG Mukti y Shampreeti (de origen alemán y bangladeshí) para reclutar a más de 250 promotores de salud a fin de que trabajen en los campamentos de refugiados. Son capacitados antes de proveer cuidados primarios de salud, asesoramiento psicosocial, y cuidados maternales a las personas que se encuentran tanto en los asentamientos de refugiados como en las comunidades receptoras.

Milki Barua, de 26 años, vive en el distrito de Ukhiya y recientemente se unió a Mukti como promotora de salud en el gran asentamiento temporario de Kutupalong. Ella nunca había tenido un empleo formal antes de noviembre del año pasado, pero estaba buscando desesperadamente un trabajo para poder mantener a sus dos hijos luego de que su esposo quedara desempleado. “Este puesto ha sido una gran oportunidad en términos de seguridad financiera para mí y para desarrollar mis habilidades profesionales,” declaró.

“La mayor parte de los promotores de salud son nuevos en este sector. Tenían muy poca o ninguna experiencia en trabajo de compromiso con la comunidad en relación a cuestiones de salud. Las capacitaciones que hemos brindado y el trabajo que se está haciendo en este campo ha ayudado a que se conviertan en una fuerza de trabajo con una serie de cualificaciones muy específicas que son muy requeridas en el actual mercado laboral de Bangladesh,” dijo Jebor Mulluk, coordinador de proyecto de Mukti.

Los responsables de la OIM que lideran la respuesta en campo dicen que la oportunidad de subir a bordo una variedad de profesionales locales y nacionales bien capacitados y a otros que buscan el desarrollo de nuevas habilidades ha jugado un rol invalorable en la respuesta de emergencia, a la par que también brinda su apoyo al desarrollo de una fuerza de trabajo mayor.

“La bienvenida de Bangladesh y su apoyo a tantos refugiados ha creado de manera natural una serie de desafíos. Pero también ha traído beneficios al sector local de empleos,” sostuvo Raid Ramahi, Funcionario de Gestión de Recursos de la OIM Bangladesh. “Ha realmente creado oportunidades para el desarrollo de cualificaciones y de capacidades para una fuerza de trabajo que es joven y con aspiraciones, las cuales serán de un gran valor para todo el país.”

Para más información por favor contactar a Fiona MacGregor en la OIM Cox's Bazar. Tel. +8801733335221, Email: fmacgregor@iom.int

  • La Asistente de Recursos Humanos Israt Sharmin es parte de los vitales esfuerzos humanitarios de la OIM Bangladesh para ayudar a los refugiados rohingyas en Cox’s Bazar. Foto: OIM